sábado, 14 de enero de 2012

Reflexión: En el día del Educador, en Venezuela




En el día del Educador, en Venezuela
                    
                                                                           Msc. Beatriz Mariela Burlando
                                                                                                                     2.012

                                                                 El educador mediocre habla. El buen educador explica. 
                                                                            El educador superior demuestra. El gran educador inspira.
                                                                                                                               (William Arthur Ward)

                                                                       Passing Storm - Ottmar Liebert

Cuando miramos hacia el futuro, pensamos sobre como será el mundo de nuestros hijos, de nuestros nietos y de los hijos de nuestros nietos. Pero al menos, de algo podemos estar seguros: si queremos que la Tierra pueda satisfacer las necesidades de los seres humanos que la habitan, entonces la sociedad humana deberá transformarse. Así, el mundo de mañana deberá ser fundamentalmente diferente del que conocemos hoy,
Por consiguiente, se debe trabajar para construir un "futuro viable”, en donde la democracia, la equidad y la justicia social, la paz y la armonía con nuestro entorno, sean ejes fundamentales de los gobiernos.
Se debe asegurar, asimismo, que la noción de “sostenibilidad” sea la base de nuestra manera de vivir, de dirigir las naciones,  comunidades y de interactuación a escala global.
En esta evolución hacia los cambios fundamentales de los estilos de vida y comportamientos, la educación -en su sentido más amplio- juega un papel preponderante, porque ella constituye uno de los instrumentos más poderosos para realizar el cambio. Uno de los desafíos mas difíciles porque se trata de modificar el pensamiento de manera que enfrente la complejidad creciente, la rapidez de los cambios y lo imprevisible que caracteriza nuestro mundo.
Reformular las políticas y programas educativos, para poder realizar estas reformas y así mantener la mirada fija hacia el largo plazo, hacia el mundo de las generaciones futuras frente a las cuales se debe tener una enorme responsabilidad.
Hoy más que nunca debemos estar convencidos que la educación es la solución a la mayor parte de los problemas. Pero,  ¿que educación?
No será ciertamente la tradicional, considero que debe estar basada principalmente en los siguientes aspectos:

- EN LA CONDICIÓN HUMANA: 
Concebida tal y como lo plantea Edgar Morin en su libro los siete saberes necesarios para la educación del futuro, (1.999) en donde explica que la educación debe conducir a una «antropo-ética», considerando el carácter ternario de la condición humana, que es:
                         el de individuo  <->  sociedad  <-> especie. 
En este sentido, la ética individuo/especie necesita un control mutuo
de la sociedad por el individuo y del individuo por la sociedad, es decir la democracia; la ética individuo  <-> especie convoca a la ciudadanía terrestre en el siglo XXI.
La ética no se podría enseñar con lecciones de moral. Ella debe formarse en las mentes a partir de la conciencia de que el humano es al mismo tiempo individuo, parte de una sociedad, parte de una especie. Llevamos en cada uno de nosotros esta triple realidad. De igual manera, todo desarrollo verdaderamente humano debe comprender el desarrollo conjunto de las autonomías individuales, de las participaciones comunitarias y la conciencia de pertenecer a la especie humana.

- EN LA COMPRENSIÓN
Morin,  (ob. cit) dice acerca de la comprensión que se ha vuelto crucial para los humanos. Y por esta razón debe ser una de las finalidades de la educación. Recordemos que ninguna técnica de comunicación, del teléfono a Internet, aporta por sí misma la comprensión. La comprensión no puede digitalisarse. 
Educar para comprender las matemáticas o cualquier disciplina es una cosa, educar para la comprensión humana es otra; ahí se encuentra justamente la misión espiritual de la educación: enseñar la comprensión entre las personas como condición y garantía de la solidaridad intelectual y moral de la humanidad. El problema de la comprensión está doblemente polarizado:
- Un polo, ahora planetario, es el de la comprensión entre humanos: los encuentros y relaciones se multiplican entre personas, culturas, pueblos que representan culturas diferentes.
- Un polo individual, es el de las relaciones particulares entre familiares. Estas están cada vez más amenazadas por la incomprensión. El axioma «entre más allegados, más comprensión» sólo es una verdad relativa y se  le puede oponer al axioma contrario  «entre más allegados menos comprensión» puesto que la  proximidad puede alimentar malos entendidos, celos, agresividades.

En el Hacer
A fin de adquirir  no  sólo una  cualificación  personal  (en el  sentido de habilidades)   sino  competencias  que,  en  el  marco  de distintas  experiencias  sociales  o de trabajo,   capaciten a  la persona para hacer  frente a gran número de  situaciones   y  a  trabajar  en equipo,   tomar  decisiones   y   crear   sinergias,  donde  lo  importante es  el  grado  de  creatividad que  cada uno es   capaz  de aporta. (http://www.tae.edu.mx/docs/pilares.pdf)

  
En el Ser
Aprender  a ser para que  florezca mejor   la propia  personalidad      y   se  esté     en  condiciones  de obrar   con creciente  capacidad de autonomía,  de  juicio  y  de   responsabilidad personal.  Para lo cual no  se debe menospreciar  en  la educación       ninguna       de       las  posibilidades    de    cada    individuo:  memoria,     razonamiento,     sentido estético,         capacidades físicas, aptitud para comunicar, etc. (http://www.tae.edu.mx/docs/pilares.pdf)



- la Información
En esta era de las comunicaciones estar informado de cuanto acontece se hace cada vez más imperioso. Pero teniendo en claro que hay que contrastar las informaciones, para poder tener acceso a la información veraz, exacta, real. El alumno debe tener acceso a Internet y ser  capaz de accesar a todo  lo que acontece en este mundo cada vez más cambiante.

- la Identidad terrenal
Morin dice que la unión planetaria es la exigencia racional mínima de un mundo limitado e interdependiente. Tal unión necesita de una conciencia y de un sentido de pertenencia mutuo que nos ligue a nuestra Tierra considerada como primera y última Patria.
Si la noción de patria comprende una idea común, una relación de afiliación  afectiva  a  una substancia tanto maternal como paternal (inclusive en el término femenino-masculino de patria), en fin, una comunidad de destino, entonces se puede avanzar en la noción Tierra-Patria. Todos tenemos una identidad genética, cerebral y afectiva común a través de nuestras diversidades individuales,
culturales y sociales. Somos producto del desarrollo de la vida donde la Tierra ha sido matricial y putativa. Finalmente, todos los humanos, desde el siglo XX, viven los mismos problemas fundamentales de vida y muerte y están unidos en la misma comunidad de destino planetario.
Por esto, es necesario aprender a «estar-ahí» en el Planeta. Aprender a estar-ahí quiere decir: aprender a vivir, a compartir, a comunicarse, a comulgar; es aquello que sólo aprendemos en y por las culturas singulares. Nos hace falta ahora aprender a ser, vivir, compartir, comulgar también como humanos del Planeta Tierra. No solamente ser de una cultura sino también ser habitantes de la Tierra.
Debemos dedicarnos no sólo a dominar sino a acondicionar, mejorar, comprender.
Debemos inscribir en nosotros:
- La conciencia antropológica que reconoce nuestra unidad en nuestra diversidad.
- La conciencia ecológica, es decir la conciencia de habitar con todos los seres mortales una misma esfera viviente  (biosfera); reconocer nuestro lazo consustancial con la biosfera nos conduce a abandonar el sueño prometeico del dominio del universo para alimentar la aspiración a la convivencia sobre la Tierra.
- La conciencia cívica terrenal de la responsabilidad y de la solidaridad para los hijos de la Tierra.
- La conciencia espiritual de la humana condición, que viene del ejercicio complejo del pensamiento y que nos permite a la vez criticarnos mutuamente, autocriticarnos y comprendemos entre sí

- la incertidumbre
Basado en que la vida no es lineal tal y como no las explicaban algunas teorías, tales como: que nacemos, crecemos, nos desarrollamos y morimos. La vida tiene cambios continuos, eventos muy dolorosos, que nos llevan a preguntarnos, ¿por qué a mi? ¿por qué de esto?, pero no por ello debemos dejar de vivirla y apreciarla en su justa medida, haciendo frente a todos los obstáculos que se puedan presentar.
Heiseberg,  explica que el principio de incertidumbre comienza cuando comparamos la situación por la que pasamos con un sistema  de referencia determinado, y al no encajar a la perfección a ese sistema entramos en incertidumbre y caos.

- EN LA CONVIVENCIA
 Con  el  medio ambiente, con la pareja  y  con  los  demás  integrantes  de nuestra  sociedad,  trabajando en  proyectos  comunes e individuales  para el desarrollo del  auto-conocimiento  que  sirva de origen para el  descubrimiento  y   la   comprensión del  otro  y  para   la percepción de   las  formas para  tratar   los   conflictos  que devienen en la convivencia. Aprender el manejo de   la empatía, respetando  los   valor es  de pluralismo,   comprensión mutua  y  paz

- el Bienestar
Bienestar basado en un conjunto de factores que participan en la calidad de la vida de la persona y que hacen que su existencia posea todos aquellos elementos que dé lugar a la tranquilidad y satisfacción humana, que el alumno comprenda y entienda que la precariedad en todos los sentido, no debe ser su condición de vida sino un motivo de superación y lucha. El bienestar social es una condición no observable directamente, sino que es a partir de formulaciones como se comprende y se puede comparar de un tiempo o espacio a otro. Aún así, el bienestar, como concepto abstracto que es, posee una importante carga de subjetividad propia al individuo, aunque también aparece correlacionado con algunos factores económicos objetivos.

- Trascender
La trascendencia se refiere a ir más allá de algún límite. También llamada dimensión trascendental. En la filosofía actual lo trascendente se refiere más a la posibilidad de un conocimiento objetivo de lo real, en lo que es la crítica del conocimiento, gnoseología, y los sistemas científicos, epistemología, como posibilidad de ir ampliando los horizontes de nuestro conocimiento partiendo del conocimiento del mundo basado en la experiencia posible. Trascendencia entonces adquiere el sentido de ir a donde lo natural tanto en el conocimiento como en la vida de una persona, alma e inmortalidad.

Referencias Bibliográficas:
http://es.wikipedia.org/




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tú opinión cuenta para mi, no dejes de opinar.