domingo, 13 de febrero de 2011

Cuentos Para la Promoción de Educación para la Salud

COLECCIÓN EDUCACION PARA LA SALUD
Lic. Beatriz Mariela Burlando

INTRODUCCION



       La colección  Cuentos Para la Promoción de Educación para la  Salud nace de la asignatura Comunitaria. El objetivo de esta publicación, fue la de  buscar una estrategia  metodológica a fin de lograr la  participación activa de los alumnos, los docentes y los representantes, en un tema importante como lo es la Salud.

       Cuando se  llevaban las prácticas de la asignatura en las escuelas; se notaba la poca participación, tanto del docente como del representante a pesar de que se buscaba la manera de hacer que participaran. Por tanto se elaboraron los cuentos con preguntas directas, para que fuesen respondidas en clase, y además llevarla de tarea a casa, para que la familia  ayudase a responder el cuestionario, a la vez de que permitía reflexionar sobre los temas.
De esta manera  la maestra  tenía una herramienta para compartir con los padres sobre aspectos de salud que muchas veces se presentaban en los alumnos y que ameritaban  tomar prontas decisiones.

       Los cuentos están elaborados con un lenguaje sencillo, lo cual permite ser entendidos fácilmente. Además de que pueden servir de ejemplos para elaborar historias particulares o personalizadas por los niños.

       Los temas que se tratan en cada uno de ellos está referido a la higiene personal,  higiene del hogar, prevención de accidentes en el hogar y la escuela, salud ambiental, salud integral, salud bucal.

      

      




Mi primer diente.

Un día comencé a notar que mis dientes empezaron a aflojarse y se movían muy fácilmente, inmediatamente le dije a mi mamá lo que pasaba y ella me dijo que los dientes no eran definitivos en los niños y que a estos se les llamaba “dientes de leche” y que tarde o temprano los mudaría y juzgando por el movimiento de mis dientes frontales ese momento había llegado.

Mi mamà intento moverlo para así sacarlo y no la deje tenia mucho dolor y  miedo a la vez. Fue por esa razón que mi mamá me dijo que me iba a llevar al odontólogo para que me pusieran anestesia y así no me doliera nada. Esa tarde fuimos a donde el odontólogo, el consultorio era amplio, habían muchos niños, muchas matas y dienticos y muelitas sonriendo. Algunos iban por la misma razón que yo, pero otros iban para que sus muelitas se las repararan, porque tenían caries y el dolor era muy grande.

El odontólogo nos recibió, su nombre era Roberto, y era muy agradable y luego de que mi mamá le explicó la situación, el me dijo que no tuviera miedo que eso era sencillo porque ese diente no tenía raíces profundas y que había que sacarlo porque si no iba a obstruir el paso del otro que ya pronto saldría. Me dijo también que los dientes que me iban a salir serian los definitivos y que por eso debía cepillarlos y cuidarlos mucho porque si no los perdería pronto.

Mientras conversaba conmigo me invito a que me sentara en la silla que tienen para realizar la extracción. Me dijo que abriera la boca que el solo iba a ver en que situación se encontraba el diente y así fue, me dijo que trataría de moverlo para ver si lo podía sacar, pero como sentía tanto temor me puso una anestesia en aerosol y comencé a sentir menos dolor cuando el lo movió la próxima vez, ya solo sentí un crujido y por fin salió  el diente. No bote mucha sangre y me sentí mejor, él me indico que era normal, ya que era mi primer diente.

Además me dijo lo mejor de sacarse los dientes de leche, era que el “Ratoncito Pérez” vendría por ellos y en su lugar nos dejaría dinerito. Le pregunté que porque el ratoncito se los lleva y me dijo que el necesita los dientes de los niños para poder mantener fuerte los suyos ya que son muy grandes.

El Dr. tenia razón, al día siguiente debajo de la almohada, el ratoncito me dejó dinero en lugar de mi diente.

Ahora yo te pregunto a ti mi encantador lectorcito:
-         ¿Utilizas pasta de dientes para cepillarte o solo lo haces con agua?
-         ¿Cuándo fue la última vez que visitaste al odontólogo?
-         ¿Te han dolido los dientes o muelas últimamente?
-         ¿Utilizas el hilo dental después de cepillarlos?
-         ¿Comes muchas golosinas y chuchearías entre comidas?
        
      Elabora con plastilina de colores  un modelo de dentadura.



Mi casa

Mi casa no es muy grande, tiene tres cuartos pequeños. Allí viven mis padres, mis hermanos y mi adorable perro Pancho.

Mi mamá aunque trabaja en la oficina tiene tiempo para mantenerla limpia. El baño y la cocina son los lugares a los que siempre le dedica muchos esmero, y los deja muy pulcros. Aunque del resto de la casa, està pendiente también, porque mi perrito a veces se hace pis. Además a ella le gustan las plantas. Tiene un jardín en donde cultiva flores y algunas plantas que sirven de hierbas aromáticas para las comidas.

Pero no siempre fuè así hubo una época en la que tuvimos una plaga de chiripitas cosa que obligo a mis padres a fumigar para evitar que esos animalitos no hicieran mas daño.

Yo quiero compartir contigo amiguito la alegría de tener un hogar limpio y el tuyo:
-        ¿Cómo es?
-        ¿Huele tu baño tan rico como el mío?
-        ¿Es tu cocina muy aseada?
-        ¿Tienes chiripas o roedores en tu casa?
-        ¿Tienes mascotas y es tan traviesa como la mía?
-        ¿Qué haces cuando tu mascota se hace pis en tu casa?
-        ¿Quién asea tu casa?

Ahora dibuja los utensilios que utilizan en tu casa para la limpieza.









El susto de Alejandro.

Ricky, Marquitos, Ernesto, Pedro, Andrés, Manolo y otros amigos estaban jugando una partida de futbolito y llegaron a la cancha Alejandro y Mauricio. Al llegar dijeron  al grupo,  estamos pendientes de que alguien se salga para jugar y mientras esperaban Alejandro subió por encima de la arquería y se puso a brincar en los tubos, cuando en una de esas jugadas los dos equipos estaban cerca del arco y Alejandro se distrajo, perdió el equilibrio, cayo al piso, se golpeó la frente y comenzó a sangrar por la nariz.

Se asustó muchísimo, primero porque le dolía  y segundo porque sabía que su mamá lo iba a regañar porque le tenía prohibido subirse allì, ya que no era lugar para jugar.

Lo llevaron al médico, le hicieron radiografías y le mandaron tratamiento para el chichón que se le hizo en la cabeza.

Afortunadamente, el golpe no fue más que un chichón y no tuvo fractura. Pero a diario se producen en el hogar, en la escuela, y en la calle muchos accidentes que le comprometen la salud  y en ocasiones le cuestan la vida a niños y adultos.

             Precauciones:
-        No colocar los artículos de limpieza, remedios y sustancias toxicas al
            Alcance de los niños.
-        Proteger los enchufes.
-        Evitar cables en mal estado.
-        Evitar que los niños cocinen sin supervisión de mayores.
-        Dejar velas encendidas en la casa.
-        Evitar que los niños jueguen en la platabanda de la casa.
-        Que los niños vayan descalzos.
-        Que los niños jueguen en la calle.
-        No permitir que manipulen juegos pirotécnicos sin supervisión.
-        Armas, cuchillos y objetos cortantes deben ir en sitios de resguardo.
-        No dejar encendidas las hornillas.
-        Revisar la cocina a fin que no tenga fuga de gas.
-        No permitir que los niños jueguen con animales que no conozcan o que    
            Se muestren agresivos.

       Elabora un dibujo acerca de una situación en la que hayas tenido un
        accidente y en caso de no haberlo tenido, representar el de un familiar o
        amigo.
 
              
         









La enfermedad de Henry.

En este relato les voy a hablar de Henry, un niño, al cual le encantaba jugar con los amigos que vivían cerca de su casa. Una vez que llegaba de la escuela y almorzaba, salía a su encuentro. Todos se conocían desde siempre. Luisa, Jaime, Elizabeth, Carolina, Juan, Aleida, Luís y él se iban a jugar a la cancha.

Juntos practicaban todos los juegos que conocían hasta que se hacia de noche y sus madres los venían a buscar para llevarlos a casa.

Su otra gran pasión era la televisión, pero no podían verla hasta que no terminaran la tarea y ordenara los libros, cosa que pocas veces lograba hacer ya que el juego de toda la tarde y el sol, lo dejaban cansado y luego de cenar se recostaba en su cama y así con ropa y todo se quedaba dormido.

Su mamá que estaba ocupada en las labores de la casa y de sus otros hermanos, cuando lo venia a ver que estaba haciendo, lo encontraba en su cama y ella tenia que obligarlo a levantarse para que pudiera bañarse y era así como se presentaba entre ellos algunos enfrentamientos antes de acostarse, que producían malestar tanto a él como a su madre.
Por eso la madre muchas veces como lo veía tan profundamente dormido prefería dejarlo quieto.

Pero esto a la larga trajo le consecuencias a Henry que comenzó a ver en su piel una especie de manchas y pequeñas erupciones en su piel, que le producían mucha picazón al igual que en su cabeza. Era tal su picazón que una vez en clase su maestra le dijo Henry ven acá y el se paro y fue donde su maestra y esta le dijo que te pasa que hace rato te observo que te rascas mucho la cabeza y tu cuerpo.

El contesto maestra es que no se que me pasa pero tengo algo que me molesta en el cuerpo y aquí en la cabeza, mi mama dice que es el shampoo o el agua que me produce eso. Entonces su maestra se dispuso a revisarlo y observó que tenía piojos y que en su piel había como manchas parecidas a quemadas. Le dijo tu tienes un animalito que se llama piojo. Necesito hablar con tu mamá, así que debes participarselo.

Fue así como Henry le dijo a su hermana cuando fué a buscarlo, mira la maestra quiere hablarte y ella se acercó, y la maestra muy cortésmente le dijo mira hoy revisé a Henry y le encontré piojos y unas ronchas que parecen sarna o algo parecido. Es por eso que sugiero que lo lleves al consultorio de la doctora para que ella lo examine y le indique el tratamiento y además no debes traerlo a clases hasta tanto no esté curado, porque ambas cosas son contagiosas y debemos evitar que los otros niños se enfermen.

La historia de Henry nos indica que debemos tener higiene y aseo para con nosotros ya que ello nos va a proporcionar una buena salud y así evitaremos la entrada de las enfermedades.

Por eso debemos preguntarnos:
-        ¿Te bañas diariamente?
-        ¿Te lavas las manos antes y después de comer y cada vez que
              se ensucian?.
-        ¿Te lavas la cara y los dientes al levantarte y antes de acostarte?
-        ¿Te lavas el pelo regularmente?
-        ¿Te cortas las uñas de las manos y los pies una vez a la semana?
-        ¿Cambias tu toalla y tu sabana una vez por semana?
-        ¿Cambias tu ropa interior y tus medias diariamente?
-        Además de agua, ¿utilizas otros utensilios tales como shampoo y jabón para lograr un aseo adecuado?
-        ¿Limpias tus orejas con un pañito para quitar los restos de jabón sucio que puedan acumularse?
-        Y por ultimo, ¿usas papel higiénico cada vez que haces tus necesidades?

Si respondiste afirmativamente a todas estas preguntas, estas haciendo lo correcto para mantenerte sano y aseado.

Ahora:
-        Observa las figuras e indica cual de los niños está limpio.
-        Dibuja los utensilios que utilizas para el baño.












¿La salud es posible?

Amiguito durante muchos años se pensó que todos teníamos que enfermarnos y morirnos muy pronto.

Pero muchos estudios indican que podemos trabajar para mantenernos saludables, ¿y como podemos hacerlo? Pues comiendo de forma saludable, haciendo ejercicios, teniendo una vida tranquila y llevándonos bien con los demás. Es lo que la Organización Mundial de la Salud denomina, “el estado de bienestar social, psicológico y biológico”. El médico ayuda con sus conocimientos y sus acertados consejos para aliviar cualquier dolencia que se pueda presentar, pero somos nosotros y solo nosotros quienes podemos con nuestra disciplina lograr mantenernos saludables.

Es lo que los científicos han denominado Salud Integral.

Tips para reflexionar:
-                     ¿Qué alimentos ingerimos y en que estado?
-                     ¿Usamos muchas frituras y golosinas en nuestras comidas?
-                     ¿Practicamos alguna actividad física?
-                     ¿Somos intolerantes con nuestros familiares, amigos, compañeros y vecinos?
-                     ¿Acudimos al médico para hacernos chequeos anualmente aunque no estemos
              enfermos?.
-                     ¿Sufrimos de stress continuamente?












                                                                            La comunidad que Jorge quiere.

Jorge vivía en una comunidad llamada Santa Lucia la cual quería mucho y en donde se sentía a gusto. Allí creció desde niño, tenia muchos amigos, su escuela quedaba cerca y su mundo se desenvolvía allí.

Un día con motivo de su cumpleaños, la tía Vilma lo invitó a celebrar el cumpleaños en su casa. Se quedó realmente admirado, por lo bonito de su casa y lo limpiecita que se veía la zona.

No tenían basura ni botellas acumuladas en los patios, no había cacas de perros en las calles y tampoco escombros en los techos y las casas tenían muchas flores y árboles. Por un momento José pensó como desearía que las casas de mi comunidad estuvieran igual de lindas que las del barrio de mi tía. Ella me explicó que allí la gente se había puesto de acuerdo para pintarlas iguales y mantenerlas todas limpias por salud y para evitar las enfermedades como el dengue que hicieron estragos en esa época.

Jorge decidió compartir la experiencia vivida con su madre, para ver si en Santa Lucia podían hacer lo mismo.

Luego te pregunto a ti amiguito:
-         ¿Cómo es tu comunidad?
-         ¿Tiene terrenos baldíos y quebradas con desperdicios?
-         ¿Ha habido casos de epidemias o enfermedades por tu cuadra?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tú opinión cuenta para mi, no dejes de opinar.